lunes, 9 de febrero de 2015

No es el fular, eres tú...

Es muy habitual, y la verdad es que os lo agradecemos un montón, que los papás paséis por la tienda a darnos las gracias: 
"Es ponerlo en el fular y se queda dormido al momento, gracias" "Tengo las manos libres y puedo hacer cosas, qué maravilla!" "Puedo caminar mucho rato y el bebé está cómodo y feliz"... y un montón de ejemplos más en los que nos explicáis las maravillas del porteo y las ventajas que habéis descubierto gracias a él.



Hoy, queremos desmontar el mito del porteo. Un fular es sólo un "trapo", una mochila es sólo eso, una mochila, una bandolera no es más que un trozo de tela. Y un día, dejaréis de utilizarlos. 
La magia del porteo no son los portabebés, la magia sois vosotros, papás.

El portabebés sólo es una herramienta que lo único que hace es facilitar el camino hacia una necesidad básica que tienen no sólo los bebés sino los papás que escuchan a su instinto.

Sois vosotros, vuestro olor, el latido de vuestro corazón, vuestro pelo, el movimiento de vuestros pasos, las caricias de vuestras manos, vuestra voz, vuestros suspiros, vuestro aliento, vuestras palabras... Sois vosotros, los que con la magia y la impronta del vínculo hacéis posible la felicidad de vuestros hijos.  
Nosotras sólo ayudamos a hacer posible este acercamiento, sólo ponemos la herramienta para que podáis llevarlos cerca de la mejor manera posible.
Gracias a vosotros, por seguir vuestro instinto, por confiar en nosotras, por darle a vuestros hijos la mejor bienvenida.



               El fular sólo es un sustituto de vuestros brazos, sin vuestro calor, no sirve de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Embolics en Facebook